Nuestra historia es un encuentro de amor con el Amado. Dios ha permitido que nos encontráramos con El de manera especial, personal, diferente. Nos ha llamado a estar con El desde toda la eternidad y nos ha unido en mismo corazón, siendo El el origen, sentido y fin de todo esta obra.

Todo comienza el 8 de Mayo del año 2013 con la llegada de la primera joven de nacionalidad dominicana. Poco tiempo después se integran otras dos jóvenes más y de esta manera de da inicio formal a este proyecto de vida religiosa. Hoy somos muchas jóvenes procedentes de diferentes países del mundo donde se encuentran establecidas las diferentes filiales de nuestra Comunidad.

Misión y Objetivos

Su misión fundamental consiste en primer lugar, profundizar en comunidad el encuentro personal con Cristo para que por medio de una vida intensa de oración, cada religiosa alcance un elevado estado de comunión con el Señor y una devoción filial a María Santísima.

En segundo lugar, orar incesantemente por toda la Iglesia y muy particularmente por el Clero.

En tercer lugar, evangelizar por medio de la palabra y el testimonio para motivar un encuentro personal con Cristo, en aquellos que no lo han tenido y renovarlo en aquellos que ya lo tuvieron, para la creación de comunidades de laicos comprometidos, por medio de un proceso sólido de evangelización que abarca todas las etapas: kerigma, catequesis, liturgia, servicio y testimonio de vida.

Visión

El IRHMS establecido en diferentes países del mundo, cultiva a las religiosas en una profunda vida de comunión con Dios por medio de la oración y las prepara académica y humanamente, capacitándolas para crear comunidades de laicos comprometidos, por medio de un proceso sólido de evangelización que abarca todas las etapas, esto es: Kerigma, catequesis, liturgia y testimonio de vida.